EVOLUCIONANDO: EL RENDIMIENTO HUMANO...

La carrera más emocionante de la historia, sólo puede disputarse en nuestra imaginación: Usain Bolt contra Jesse Owens...

Bolt en su pista del siglo XXI, 100 metros de una superficie de goma lisa y antideslizante, diseñada para devolver rápidamente la energía a sus piernas durante la carrera. Y Owens en su pista de entreguerras, una capa irregular de cenizas, una superficie blanda que roba energía a sus piernas mientras corre.

Bolt, titular durante casi un decenio de los récords del mundo en 100 y 200 metros lisos, calza unas zapatillas ultraligeras diseñadas expresamente para correr en superficie de alta tecnología. Desde el minuto uno de su historia competitiva ha recibido el mejor entrenamiento que jamás ha existido. Cuando competía, viajaba con su propio cocinero en un jet privado. El mejor momento de Bolt, coincidió con el auge de los esteroides en el deporte, pero nunca dió positivo (aunque muchos superatletas de su generación tiene sobre si la sombra de la sospecha).

Owens, que ganó los 100 metros lisos en los JJOO de 1936 con un tiempo de 10.3 seg. corría con zapatillas de cuero. Esa es su única "ventaja". Para viajar a los JJOO de Berlín, hizo una travesía en un trasatlántico que duró varios días, además de la segregación que recibió durante el viaje. 

Bolt hace una salida espectacular desde unos tacos sofisticados, mientras que Owens la hacía desde los "tacos" que cavaba en la ceniza con una palita de jardinero... 

Bolt batió el récord de los 100 metros lisos en 2009 con un crono de 9.58. Se retiró en 2017 y sigue siendo etiquetado como el hombre más rápido del mundo...Pero...¿En cuánto aventajaba, realmente, a los velocistas de élite de anteriores generaciones como la de Owens?...¿Cuánto hemos avanzado en nuestro eterno intento de llegar más lejos, más alto y más rápido?...¿Qué nos aporta la tecnología y los nuevos métodos de entrenamiento a la hora de llevar más allá los límites del rendimiento humano?...

En 2014, David Epstein, periodista deportivo (USA), demostró que si Owens hubiese corrido sobre la misma superficie que Bolt, su mejor marca en 100 metros, 10.2 seg. realizada poco antes de los juegos de Berlín, podría haberse quedado a una zancada de la marca de Bolt en el mundial de atletismo del 2013.


Desde las 8 décadas que han transcurrido de la victoria de Owens, las mejoras en los entrenamientos, análisis, técnicas, equipaciones y materiales, han ayudado a los atletas a ser mejores, más rápidos, más fuertes y más precisos. Pero los investigadores creen que todavía no hemos alcanzado los límites de lo humanamente posible. En el Laboratorio de Rendimiento Locomotor de la Universidad Metodista del Sur en Dallas (Texas, USA) afirman que no se pueden descartar mejoras sustanciales en las marcas de las carreras de 100 y 200 metros lisos. En el laboratorio se usan videoanálisis para estudiar la técnica de los velocistas en busca de resquicios que les permita mejorar su eficiencia y su velocidad. En el Reino Unido, el científico deportivo Yannis Pitsiladis, encabeza un equipo que busca bajar la marca de los maratones de las dos horas. Trabajan en áreas claves: Fisiología, nutrición, biomecánica, medicina, monitorización en tiempo real y entrenamiento. Y para ayudar a superar legalmente los límites del rendimiento, se están ensayando nuevas técnicas y equipos, midiendo los resultados con métodos novedosos al tiempo que se monitorea la nutrición y la salud física y mental de los deportistas. Hace 50 años, los entrenadores simplemente observaban al deportista, para ver cómo lo hacía e intentar aplicarlo a sus entrenados. Ahora entrenar es visionar grabaciones y estadísticas, con un poco de intuición de la vieja escuela...

El debate sobre el rendimiento humano, lleva aparejado una señal de advertencia muy necesaria: ¿Podemos dar crédito a lo que vemos?.En 1988 el sprint del canadiense Ben Johnson batía el récord del mundo de los 100 metros...hasta que dio positivo por dopaje. Fue despojado de sus medalla de oro y expulsado de los JJOO de Seúl. La era de los esteroides no ha perdido fuelle en estos 31 años: Lance Armstrong (ciclismo, USA), Marion Jones (atletismo, USA), la delegación olímpica rusa...una lista que sigue creciendo...Pero centrémonos en el aspecto positivo de la tecnología deportiva, que también ha revolucionado el entrenamiento de los deportistas paralímpicos.

 Danelle Umstead

Danelle Umstead, esquiadora (USA), con una deficiencia visual, ha competido en los últimos 3  juegos paralímpicos (JJPP),  ganado tres medallas de bronce en un deporte en que se alcanzan velocidades de 110 Km/h. Se ha entrenado con un guía vidente en un túnel de viento que le permite perfeccionar su aerodinámica. En las carreras sigue por la pista a su compañero, con quien se comunica mediante auriculares. Entrenarse en el túnel le ha ayudado a perfeccionar su técnica para alcanzar mayor velocidad.

Lo anterior, cuestiona los métodos tradicionales sobre entrenamiento...y lo siguiente...
 

Michael Andrew, de 19 años, es una de las promesas de EEUU en natación. Actualmente tiene 22 marcas nacionales. Su padre, que también es su entrenador, utiliza un método de entrenamiento llamado USRPT (Entrenamiento ultracorto a ritmo de carrera, siglas en inglés). Michael nada distancias cortas a gran velocidad, condicionando su mente y su cuerpo a nadar siempre a ritmo de competición, que se contrapone al que tradicionalmente usan los nadadores de élite basado en ritmos más pausados y distancias mayores. El método USRPT, gana adeptos en todo el mundo y dependerá mucho de los logros la élite de la  natación en los próximos años (mundial en Corea del Sur en 2019, mundial paralímpico 2019, Juegos Panamericanos de Lima 2019, JJOO de Tokio 2020, JJPP Tokio 2020). Michael refiere: "Todo lo que hacemos tiene una base científica. Hay datos que respaldan lo que hacemos en la piscina. La mente y el cuerpo codifican estos movimientos como haría un ordenador. No tiene sentido entrenarse despacio, cuando lo que buscas es nadar rápido".

Michael Andrew

La nadadora de larga distancia Katie Ledecky (USA) de 21 años, entrena con el método tradicional, aunque ha utilizado la ciencia deportiva, para convertirse en una de las mejores nadadoras de estilo libre del mundo. 5 oros olímpicos y en los JJOO de Río de Janeiro batió dos récords del mundo. Ella devora los resultados de sus análisis nutricionales y hematológicos y estudia los vídeos de sus entrenamientos y sus carreras, en busca de modos de mejorar los movimientos de sus brazos y manos. Su éxito se atribuye a su enorme capacidad de trabajo, pero quizás su secreto sea que posee una de las brazadas más eficientes de la natación...Esto lo veremos en la próxima entrada. 

He tomado como base para esta entrada: El cuerpo al límite. Artículo de National Geographic, Edición España, julio 2018

Las imágenes son de la red

En conmemoración del 210 aniversario del natalicio de Charles Darwin (12-02-1809)

Saludos y hasta la próxima.

Comentarios

  1. El límite de la naturaleza humana no lo sabemos. Son tantos los elementos que intervienen, que es difícil poner un techo. Lo que sí está claro es que, en esto de las "razas superiores", el mestizaje hace maravillas, para disgusto de racistas y xenóbobos.
    Un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos una especie nada más: Homo sapiens sapiens. No hay distinción. Solo las ganas de trabajar y de salir adelante.
      El prçoximo post te darás cuenta de eso.

      Saludos Cayetano

      Eliminar
  2. Uffffff!!!!! Doc tan sólo pensar en el gran esfuerzo que tienen que hacer estos atletas en sus entrenamientos y competiciones me ha agotado físiamente, admiro a estas personas por todo lo que hacen para superarse y ganar records.Saludos Doc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un trabajo. Y para destacar hay que esforzarse. Es lo que hacen ellos con nuevos métodos y tecnología que antes no había. Solos las ganas.

      Besote guapa

      Eliminar
  3. Creo que los límites físicos del ser humano son como la velocidad de la luz, por cada esfuerzo para alcanzarla, se duplica la energía empleada... y nunca se llegará a alcanzar (con la física actual) aunque estés muy cerca.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la ley de acción y reacción. En el siguiente post, te darás cuenta de por qué...Si hay necesidad de descatar, se intenta cosas que no pensamos hacer (Beamon por ejemplo y el salto de longitud)

      Saludos Carlos

      Eliminar
  4. Se dice que lo que uno quiere lo consigue, tan solo es tener mucha voluntad, entrenamiento y el cuerpo da lo suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voluntad y ganas. Se puede tener todo el arsenal tecnológico, pero sin voluntad ni ganas, poco avanzaremos.

      Besote

      Eliminar
  5. Como siempre, inyeresantísima tu entrada. Además de pensar en el tema central del rendimiento corporal en el deporte, cosecho unos cuantos nombres ds stletas par el juego de: El bucanero, que juego con mis nietas en el campo. El mismo, exacto y preservado, con el que yo jugaba de chica.

    Bedotes desde Argentina 🇦🇷

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no juego los que hacía de pequeño...Se vería muy extrao jugar a "cero contra por cero" en adulto...El escondite quizás alguna vez con mis hijos.

      Sigo con la bicicleta.

      Besote guapa

      Eliminar
  6. Qué no veremos de aquí a unos años. Comparar las carreras de ambos, Owens y Bolt, me parece un buen ejercicio para la reflexión. Dentro de unas décadas haremos lo propio entre Bolt y el próximo pulverizador del crono, que contará con mayores sofisticaciones para conseguir su objetivo aplicando la tecnología del momento. yY así hasta el infinito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía un profesor en secundaria, que decía: "Llegara un momento en que batir récords será diario". No pienso que llegaremos a esos extremos, pero si se batirán con mas fecuencia. La semana que viene hablaré de otra carrera imposible...

      Besos

      Eliminar
  7. Vaya análisis completo de las técnicas deportivas. Parece que no se trata simplemente de esforzarse más y partir equipado con una buena genética: zapatillas, chequeos, suelo, ropas, alimentos y sobre todo, mentalización, tienen mucho que aportar.

    ResponderEliminar
  8. Pienso que es esforzarse, usando la tecnología. El próximo post, nos dará una idea sobre eso justamente: El uso de tecnología para saber si puedes nadar por debajo de cierto tiempo, o saltar en el hielo...

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuidemos el verbo y recordemos estas tres cosas que nunca vuelven atrás: La flecha lanzada, la oportunidad perdida y la palabra pronunciada (en este caso escrita)