SE ME DUERME LA MANO...Y DUELE...

El Síndrome del Túnel del Carpo (STC) es una neuropatía que resulta de la compresión del nervio mediano a su paso por el túnel carpiano. En algunas ocasiones, el espacio del canal carpiano se ve reducido y el nervio mediano queda atrapado a ese nivel. La compresión produce una disminución del riego sanguíneo del nervio, lo que origina los síntomas de parestesias (hormigueo/adormecimiento) y dolor de la región de la mano que este nervio inerva.

Es la neuropatía periférica más frecuente y representa el 90% de las neuropatías por compresión. Algo más del 3% de la población presenta un STC, que se confirma mediante el Electromiograma (EMG). Es tres veces más frecuente en mujeres que en hombres, siendo el grupo etario más afectado entre los 50 y 60 años de vida. 

Podemos dividir el STC en dos grupos: Agudo y crónico. El agudo es poco frecuente y se debe a un aumento rápido de la presión del canal que puede deberse a fracturas, quemaduras, infecciones, entre otras. La forma crónica es la más frecuente, durando su sintomatología meses o años. No conocemos la causas que producen la compresión del canal, aunque en muchos ocasiones puede haber un condicionante: Diabetes Mellitus, artritis reumatoide, hipotiroidismo, embarazo, obesidad, fracturas de Colles (muñeca) previa, uso continuado de esteroides. Puede estar asociado a algunas actividades laborales que obligan a movimientos repetitivos de manos y muñecas, como trabajadores en cadenas de producción, usuarios de la construcción, trabajadores con ordenadores, entre otros. 

El diagnóstico se realiza a través del interrogatorio y la exploración física. El motivo de consulta es casi siempre dolor y hormigueo, con entumecimiento de las manos, que afecta el territorio del nervio mediano (zona palmar de los 3 primeros dedos de la mano y el borde radial del 4to dedo), molestias que pueden alcanzar el antebrazo y a veces el hombro. Es frecuente que los pacientes no puedan delimitar la región afectada de una forma clara y explican que es toda la mano. Generalmente afecta a las dos manos al mismo tiempo, pero casi siempre una predomina sobre la otra. Los síntomas empeoran en la noche. 

Si la enfermedad avanza, el daño neurológico aumenta también, afectando los movimientos de la mano y perdida de la sensibilidad, por lo que el paciente refiere perdida de la fuerza muscular y destreza en las manos, sobretodo con las tareas manuales fijas 

Durante la exploración física se incluye la inspección de las manos y las maniobras exploratorias. Estás últimas nos pueden ayudar a orientar el diagnósticos, pero por si sola no lo diagnostican.

Si le preguntamos al paciente que hace cuando nota las molestias y nos agita la mano de forma similar a cuando se bajaba la columna de mercurio de los termómetros, tendremos el signo de Flick positivo. Este es uno de los más sensibles para orientar el diagnóstico. 

 Maniobra de Phalen

La maniobra de Durkan: Se aplica presión sobre la superficie palmar de la mano. Es positivo si aparece hormigueo en el territorio del nervio mediano. Signo de Tinel: Es positivo si luego de percutir tres veces la cara ventral de la muñeca, sujetando la mismo en posición anatómica, aparece molestias en el territorio del mediano. Signo de Phalen: Si se flexiona las muñecas 90º durante un minuto y hay molestias en el territorio del mediano se considera positivo. 

Se debe explorar también la sensibilidad. Se notara hipoalgesia (se percibe con menor intensidad el dolor) en el territorio del mediano. La exploración motora también se debe realizar (oposición del pulgar, comprobación de la fuerza del mismo dedo).

Hay una gran variabilidad de técnicas para realizas estás maniobras, por lo que es posible que hayan disparidad en los resultados entre un  médico y otro. 

La sensibilidad de la maniobras exploratorias dependen de la gravedad del STC. El signo de Tinel y Phalen están presentes en etapas tempranas del STC.

Si se sospecha que el paciente presenta STC, se pueden realizar pruebas complementarias: El Electromiograma (EMG). La especificidad de la prueba es del 90%. Sin embargo, es posible que existan falsos negativos, en pacientes con síntomas sugerentes de STC.

Se han propuesta el ecosonograma (ECO) y la resonancia magnética, como alternativa para el estudio del STC. Nos muestran la posibilidad de visualizar la zona comprimida del nervio mediano y descartar las causas de compresión local. Sin embargo, la sensibilidad del ECO es de un 78% por lo que  no sustituye al EMG, pero puede completarle.

Si la clínica y la exploración es compatible con un STC, se debe iniciar tratamiento conservador, reservando el EMG y el ECO para clínica atípica o para cuando está indidcada la cirugía.

Se debe hacer diagnóstico diferencial con las Radiculopatías cervicales, que suelen ser similares al STC. En este caso, el dolor comienza en el cuello y se irradia por todo el miembro superior, que empeora con los movimientos cervicales. Tanbién se debe diferenciar con las polineuropatías y la artrosis.

El tratamiento conservador es la elección en los casos en que hay una afectación leve o moderada del nervio mediano, con síntomas que interfieren poco en la vida del paciente.


Educar al paciente es lo principal. Se debe explicar como disminuir los movimientos de muñeca y reducir las actividades de trabajo pesado. 

La ferula inmovilizadora de muñeca, que la mantiene en posición neutra para disminuir la presion sobre el nervio mediano. Un alto porcentaje de pacientes (cerca del 75%) mejoran sus síntomas. La ferula noctura es mejor tolerada que la  que se coloca durante todo el día. Es un tratamiento de bajo coste y no tiene efectos asociados.

Los antiinflamatorios se deben usar solo cuando hay una causa local inflamatoria (tenosinovitis), aunque hay indiscriminación de su uso.

Esteroides orales, mejoran los síntomas en corto plazo, sin embargo no sabemos cuanto tiempo hay que usarlos y los efectos secundarios limitan su uso.

Las infiltraciones locales pueden ayudar, pero tiene la limitación de la cantidad (máximo tres al año) y que la técnica en Atención Primaria es limitada. 

La fisioterapia resulta efectiva en el STC , no solo disminuyendo el dolor, sino en mejorar los movimientos, conducción nerviosa y fuerza de la mano.


Si nada de esto resulta, se debe remitir al paciente para valorar el tratamiento quirúrgico. Este consiste en la sección del ligamento transverso del carpo para descomprimir el nervio mediano. Es un tratamiento definitivo, que generalmente es efectivo aliviando o mejorando los síntomas del STC. Se debe derivar al traumatólogo sí: Hay atrofia de la eminencia tenar, síntomas constantes y severos, cuadros de 6 meses de evolución, mayores de 50 años con Phalen positivo en menos de 30 segudos, no mejoría después de tres meses de tratamiento conservador, cuando el EMG es positivo con afectación moderada o cuando hay duda diagnóstica. 

 Siempre que haya hormigueo o dolor en la mano, se debe acudir al médico. De nada sirve el antiinflamatorio que mi familiar/amigo/vecino me indica...

Las imágenes son de la red.

Saludos y hasta la próxima

Comentarios