Google+ Followers

Personas Muy Importantes. Very Important people

Compartir

lunes, 9 de noviembre de 2009

COMPAÑEROS DE TRABAJO

Uno se topa en el periódico noticias que no debiesen llegar a serlo, pero los humanos somos así.
La noticia a la que hago referencia es sobre la injusta forma de un colega médico (en este caso una dama), que de forma poco cortes, hace comentarios sobre sus compañeras enfermeras en su centro de trabajo, haciendo ver que la denuncia interpuesta a ella por mala praxis, fue debido a las enfermeras…..

Muy malo debe hacer sido trabajar con una persona que dado que tiene un título universitario, válido solo para ejercer de forma legal una profesión, piense que es más que los demás. Y más aún, debido a su propia ineptitud o impericia en la profesión, delegue sus culpas sobre el personal de apoyo. Luego nosotros mismos (médicos me refiero), dejamos por el suelo nuestra propia dignidad

Me gradué en 1990 en la Universidad Central de Venezuela. He trabajado en el sistema sanitario en Venezuela y España desde entonces (un poco también en UK). Las enfermeras han sido el soporte de mi labor como médico y mis compañeras de trabajo. Hablo en femenino, porque habitualmente es el sexo dominante en la profesión, pero últimamente hay aumento del sexo masculino.

Enfermería es quien ejecuta la orden médica. Ningún profesional enfermero, coloca tratamientos a menos que el médico lo deje por escrito y firmado, porque las palabras se las lleva el viento. Puede que una orden puntual sea indicada de forma oral, pero SIEMPRE, estará en el libro de incidencias (reportes) médicas.

Llevar años trabajando con las mismas personas, hacen que los hábitos prescriptivos del médico sean conocidos por sus compañeras de trabajo (el hecho de que enfermería cumpla ordenes médicas, no las hace ser mis subalternos, o por lo menos lo veo de esa manera). No pocas veces, y para agilizar el trabajo, ya tienen preparada la receta para ser firmada por mi. Pienso que independientemente de la letra que aparezca en la receta, la firma es mía y debo asegurarme que todo esta de forma correcta (esto lo digo por el comentario de la colega de la noticia, que refirió firmar una receta sin leer….Sigue siendo culpa de la colega), para evitar malos entendidos.
Cuando el trabajo se acumula, son ellas/os, quienes te resuelven algunos detalles. “Cuantas jeringas de heparina le dejo al paciente?, Manuel”. “Le voy a dejar la cura de esta ulcera unos días más, porque aunque esta bien, todavía se ve un poco abierta por aquí”. “Le hice este Electro Manuel, mientras subías, porque le dolía en retroesternal y tiene antecedentes de hipertensión y …”. No solo aligeran el trabajo, sino que además te ofrecen un punto de vista diferente sobre el paciente, que nunca deja de ser válido.

Lamentablemente, muchos colegas, que escuchan cantos de sirenas, se intentan subir a un pedestal de barro, donde creen que pueden ver a todos por encima del hombro. Y esa sensación de superioridad, hace que si pensamos que estamos muy altos, la caída sea más dolorosa.
El hecho de ser un profesional que puedas mejorar la salud de un paciente, que eventualmente por tus conocimientos salves la vida de un paciente, no te hace mejor persona. Se ha cumplido con el trabajo, es decir, hemos cumplido con nuestro rol social, como los demás cumplen con el suyo, sin hacernos ni mejor ni peor. Y que cumpliésemos con el rol, fue un trabajo de equipo entre médicos, enfermeras y personal auxiliar. Ninguno sobra en ese equipo y ojala entendamos siempre que nadie esta por encima del otro, pero…..

Trabajo con un grupo de enfermería no solo competente, sino triunfador también. Conocen mi carácter y mi hábito prescriptivo. Esa relación hace que vayan un paso adelante cuando ocurre una emergencia con un paciente. Saben como actuaría y colocan vías periféricas (vías endovenosas) o nebulizaciones para paciente con reagudización de procesos respiratorios. Llega el paciente a la consulta porque se aprisionó el dedo con una maquina y sin mediar palabras, le llevan a Rx para la respectiva radiografía. “Le dejamos un recuerdo del Tétanos?. Tiene 9 años de la última vacunación….”; “Manuel: Ella tenía 190/110 de Tensión arterial. Le puse 50 mgr de captopril sublingual, vas a indicar algo más?”…..

Esa conducta no solo hace mi trabajo más fácil, sino que además me permite confiar en mis compañeras/os. Sé que no tomarían una decisión, si dudan que fuese la mía. Esa confianza hace que vayas a trabajar con gusto. Pienso que el día que no vaya a trabajar contento, será el día que decida cambiar de trabajo.

Lastima que la colega del inicio de esta entrada no contó con un ambiente de trabajo como el yo tengo. Donde la confianza no sobrepasa el respeto, donde nadie es más que el otro y donde cada quien cumple su rol, sin animo de protagonismo. Cada quien debe ver por su trabajo, sin esperar que sea realizado por el otro, sin intentar tapar tus errores con el trabajo de los demás, que pretende ayudar al tuyo.

Hay de todo en la viña del señor…..

Dedicado a Arantxa, Sara, Catrina, Macarena, Nidi, Carmen, Felipe, Ana, Marian, Beba, Cosmin, Cesar, Tiago. Algunas/os que ya no recuerdo sus nombres y otras/os que vendrán. Que me haría yo sin ustedes….son como el papel de aluminio (en referencia a una publicidad en este caso de papel aluminio en Venezuela, que decía algo así como: “que me haría yo sin ti” y no sigo porque me van a sacar la edad) :D

Una Acotación: El próximo 20 de noviembre, algunos bloggeros, entre los cuales me incluyo, están haciendo un llamado para colocar una entrada en los blog contra la pornografía infantil. Si puedes únete. Solo bastan unas palabras, un video o una foto.


Saludos y hasta la próxima

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Medicos y enfermeras se tapan todos sus errores. Por eso mueren pacientes, porque no le mandan las medicinas adecuadas y no lo reconcen en la consulta.
Los medicos siempre miran para otro lado cuando se muere un paciente por mal tratamiento

Ignatius dijo...

Por favor, señor anónimo, deje de dar por saco y culturícese un poco. Use bien este instrumento que usted aprovecha para dejar ir sandeces, Internet, a ver si descubre cuantos años hacen falta para hacer mal legalmente una prescripción médica. Los médicos no son locos con jeringa, compañero. A no ser, claro, que no sepa qué es un médico.
Salut Manuel, razón llevas como siempre.

La Dame Masquée dijo...

Ha de ser facil en muchos casos caer en el papel del semidios, sintiendo que en cierta forma tienen poder sobre la vida y la muerte. Pero hay muchos otros lejos de estas circunstancias, en otras profesiones, que estan igual de endiosados que la persona a la que usted se refiere, sin que nadie mas que ellos vea los motivos.
Ademas, que dificil es caer en la tentacion de culpar a otro por nuestros propios fallos. La culpa es muy dificil de asumir. Lamentablemente al tratar de evadirse perjudican injustamente a otras personas.

Feliz tarde, monsieur

Bisous

Manuel dijo...

Hola Gente:

Gracias por su tiempo:

Primero las damas.

Madame: Razón tiene en que no solo en la medicina, sino en otras profesiones hay personas que viven en un pedestal, porque saben en su campo un poco más que los demás.
Tenía un profesor de la universidad que decía: librame del medico que lo sabe todo, porque no sabe nada. Se puede extender a cualquier otra profesión.
Quien falla debe tener su justo castigo. Más aún si esa falla encadena una serie de despropósitos. Y si realmente soy justo, sabre afrontar mi culpa. Si es muy difícil aceptar la equivocación.....y más aún que los demás lo sepan.

Naxo: Ya sabes lo que pienso de los anónimos. He llegado a pensar que la misma persona (más aún que sabes tengo un admirador en el facebook, bueno realmente tenemos :D).
El buen médico debe saber hasta donde llega su conocimiento y su eficacia, sino estamos perdidos aún en manos de la mayor eminencia médica mundial.
Éxitos en tus exámenes amigo mio y nos vemos en la granja.

Señor/a anónimo: Ni los médico ni las enfermeras tapan errores de nadie. Yo, como profesional al igual que Ud, no puedo opinar sobre la acción de otro, más cuando no la he visto ni conozco los detalles. Una intervención quirúrgica, debe ser revisada por su cirujano, básicamente porque fue él quien operó, y sabe porque hubo que realizar cualquier procedimiento.
Por eso la segunda o tercera opinión nunca puede ser destructiva de la primera, simplemente porque no estuvieron presente. Es imparcial, que refiere el quehacer del que esta opinando, no desmeritando a quien opero o realizo cualquier acto médico. Seguro estoy que en su profesión su opinión sobre el trabajo ajeno es cautelosa. En medicina no es diferente.

Gracias por su tiempo a los tres
Saludos

Cayetano dijo...

En todas partes hay buenos y malos profesionales. Ahora que, por culpa de algunos, se descalifique a un colectivo entero me parece injusto y no ajustado a la realidad, como indica el señor anónimo.
Manuel, has aludido a lo fundamental de muchos trabajos: el equipo. Es la única manera de llevar a cabo una labor, la cooperación y el buen "clima" para desarrollar los objetivos propuestos. Cuando esto falla, todo funciona mal y se crea un malestar que a nadir beneficia, ni a los del equipo sanitario ni a los pacientes.
Un saludo.

Vecino de Colmenar dijo...

Aparentemente de medicina todos sabemos o tenemos a alguien que sabe más que nuestro médico.
Nunca falta alguien así.
Quisiera preguntarle Manuel: ¿Quien es el de la foto? ¿un médico venezolano o español?

Saludos. Interesante como siempre sus escritos

Manuel dijo...

Buenos dias:

Cayetano:
Desde mi punto de vista el trabajo en equipo es lo unico que lleva buen puerto una idea o trabajo en general. Tus conocimientos y los mios y los del resto del equipo se unen para obtener la mejor solución. Lógico que debe haber un jefe o como se quiera llamar, que concilie los distintos caracteres y que no necesariamente es el de mayor sapiencia dentro del equipo.

Vecino de Colmenar:
pense que eras venezolano porque su avatar muestra una imagen que usaron los estudiantes venezolanos cuando cerraron el canal de TV RCTV.
La imagen que uso si es la de un médico. José Maria Vargas, quien fue el primer venezolano egresado como médico en Venezuela (en una Universidad venezolana me refiero). Los médicos anteriores habian estudiado en España o México.

Gracias por pasarse por el blog
Saludos a los dos

Arantxa dijo...

Hola!!
En primer lugar, Manuel, gracias en nombre de los enfermeros en general y particularmenete de los de la resi, es fácil ser una buena mano derecha cuando tienes a tu lado a alguien tan bueno como tu.
En segundo lugar, me parece un poco vergonzosa la actitud de esa médico, no porque inculpe a la enfermera si no porque elude su parte de responsabilidad, como tu bien dices su deber es leer lo que le dan escrito, al fin y al cabo ella es la médico y nosotras solo enfermeras, por algo su carrera son 6 años y la nuestra 3, ella sabe mucho más, aunque en este caso no lo haya demostrado.
Respecto al anónimo... es muy fácil cuando se muere alguien cercano echarle la culpa a la gente que le ha atendido, a nadie nos gustar perder un ser querido, pero hay que ser un poco objetivos, no digo que no se cometan fallos, pero la gente de fuera de la sanidad ve fallos donde no los hay, hay veces que las complicaciones surgen y no se pueden preveer, hay veces que los signos de una enfermedad indican algo totalmente diferente a lo que al final acaba siendo y no se puede discernir, en definitiva, los sanitarios en general lo hacemos lo mejor que sabemos y podemos pero no somos dioses, no tenemos la verdad absoluta,y como humanos hay cosas que no podemos ver.
Muchos besos Manuel.

ordago13 dijo...

Los médicos hay que alabarlos en mi opinión gente que se deja la vida trabajando muchisimas horas, sin descansar, cobrando poquisimo...

la culpa es de otros....

¡Me sorprende que no conocieras la canción de Maná si es super famosa...¡¡

Mean Mr Mustard dijo...

Manuel, casado como estoy con una enfermera debo decir que me ha gustado mucho esta entrada tuya y te agradezco tus opiniones y explicaciones.

Un saludo

Vecino de Colmenar dijo...

Doc:
Estuve en Venezuela trabajando para una petrolera en el año 2000. Tengo muy buenos recuerdos de tu país. Casi me caso con una venezolana.
La imagen la conseguí por internet. No sabía que tenía relación con Venezuela y su lucha contra el gobierno. Me gusto y como apoyo la libertad de expresión, lo coloque.

Gracias por la repuesta. Saludos

Manuel dijo...

Hola Gente:
Arantxa: Me pones rojo de verguenza....Pero sabes que siempre tu opinión y las de las/os demas siempre fue válida en el momento de decidir sobre uno de los "viejitos" de la residencia.
Besote grandote para ti y los niños.

Ordago: Que te puedo decir...A veces solo oigo las canciones, no las escucho...Gracias por tus palabras.

Mr Mustard: Estoy seguro que su esposa es tan competente y triunfadora como las enfermeras que trabajan conmigo.

Vecino de Colmenar: Me contenta que le haya ido bien en Venezuela. Lastima que no se caso con una venezolana. No sabe lo que se pierde :D (y que diga lo contrario para que me veas sin diente de la golpiza que me da mi esposa venezolana)

Saludos a tod@s y gracias por leer el blog

PRINCESS LAURA LIS dijo...

Hola Manuel! triste la noticia de la doctora que critica a sus compañeras de trabajo, sobre todo porque las diferencias deben presentarse con educación y en el lugar adecuado. Sin embargo, las diversas opiniones (erróneas o no) acerca de la posible actuación del personal sanitario en un caso concreto, son como tales (opiniones) muy personales, y no sólo atendiendo al resultado en la salud del paciente, sino también al modo de ser tratado, escuchado o atendido. A veces, las quejas no se remiten a un resultado de muerte, sino también a cómo se sintió el paciente (y/o los familiares)durante la estancia en el centro de salud. Como siempre un tema interesante que invita a presentar opiniones. Saludos!

- YOGUR - dijo...

Hay gente estúpida en todas las profesiones porque el problema no es ejercer una profesión u otra sino ser idiota de nacimiento. Afortunadamente también hay mucha gente competente, el problema es que casi nunca son noticia. Por desgracia siempre llama más la atención lo malo.

SaludOs desde la nevera! ;P

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Me gusta esta reflexión y creo que se puede hacer extensiva a más de una profesión.
La grandeza de una persona tambíen está en su humildad.
Un abrazo.

marta dijo...

Hola soy una compañera tuya de espña, padezco fmf y me dedico a difundir articulos sobre la enfermedad entre compañeros para que se tome en cuenta más.Si te interesa publicarme una reseña en tu blog, aunque ya sé que no se dedica a esto y me ha gustado a esto, ponte encontacto conmigo.Gracias.Aivlisgar1@gmail.com

Rosa Cáceres dijo...

Desde luego la profesión de médico es la que más respeto y la que más admiro. Se supone a quien la ejerce un alma grande, un compromiso con la Humanidad, una generosidad especial...Pero el Juramento Hipocrático, que los ata a la buena práctica, puede convertirse (escasas veces, afortunadamente) en juramento hipócrita.
El hecho de tener ese dominio sobre el paciente, que acude a él como a un dios, a un padre, a un protector, a un salvadoer en fin, puede ensoberbecer a algunos, es el peligro: endiosarse.
Pero para mí ocurre que nadie es superior a otro en dignidad humana, aunque sí lo sea en conocimientos.
La cobardía es lo que nos hace buscar excusas, eludir responsabilidades...sin pensar que se está abrumando, humillando y hundiendo a quien se hace culpable injustamente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...